Intolerancia a la Lactosa: Diagnostico, Tratamiento y Vitaminas Que Necesitas

alimentos para una piel hermosa y saludable
Los 20 Mejores Alimentos Para Mantener Tu Piel Hermosa y Saludable
05/08/2017
que comer despues de entrenar
Que Comer Después De Entrenar: 15 Alimentos Para una recuperación rapida
12/08/2017
intolerancia a la lactosa

Intolerancia a la lactosa

La intolerancia a la lactosa es una enfermedad bastante molesta y común de la que todos alguna vez hemos escuchado hablar.

En este artículo trataremos de responder a todas las preguntas que tengas sobre esta enfermedad, esperamos que te guste y lo compartas con tus amigos.

 

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

causas de la intolerancia ala lactosa

 

La lactosa es un tipo de azúcar natural que se encuentra en la leche y los productos lácteos.

La intolerancia a la lactosa significa que el cuerpo no puede digerir fácilmente este tipo de azúcar.

No es lo mismo que una alergia a la leche.

Cuando la lactosa se mueve a través del intestino grueso sin ser digerido correctamente, puede causar síntomas incómodos como gases, dolor de vientre e hinchazón.

Algunas personas que tienen intolerancia a la lactosa no pueden digerir ningún producto lácteo.

Otros en cambio pueden comer o beber pequeñas cantidades de estos productos o incluso alguno de ellos sin problemas.

La intolerancia a la lactosa es común en los adultos.

El mayor desafío para las personas que son intolerantes a la lactosa es aprender a comer para evitar molestias y además obtener suficiente calcio para los huesos sanos.

 

¿Qué causa la intolerancia a la lactosa?

La intolerancia a la lactosa ocurre cuando el intestino delgado no produce la suficiente cantidad de una enzima llamada lactasa.

Esta enzima le permite al cuerpo descomponer, o digerir, la lactosa.

La intolerancia a la lactosa y sus síntomas se desarrollan comúnmente durante la adolescencia o los primeros años de adulto.

En ocasiones el intestino delgado deja de producir lactasa después de una enfermedad a corto plazo, como la gripe estomacal o como parte de una enfermedad de por vida como la fibrosis quística.

También el intestino delgado deja de producir lactasa después de la cirugía para extraer una parte del intestino delgado. En estos casos, el problema puede ser permanente o temporal.

Hay algunos bebés prematuros que tienen intolerancia a la lactosa temporal porque todavía no son capaces de producir lactasa.

Después de que se observe que él bebe ha comenzado a producir lactasa, la condición generalmente desaparece.

En casos extremos, se pueden observar a recién nacidos, que no son prematuros, con intolerancia a la lactosa. Lo que significa que estos bebes no pueden comer ni beber nada con lactosa, un problema realmente.

 

¿Cuales son los sintomas?

intolerancia ala lactosa en adultos

Los síntomas de intolerancia a la lactosa pueden ser leves o graves, dependiendo de la cantidad de lactasa que el cuerpo produzca.

Los síntomas generalmente comienzan de 30 minutos a 2 horas después de comer o beber productos lácteos.

Si sospechas que tienes intolerancia a la lactosa, tus síntomas pueden incluir:

  • Hinchazón
  • Dolor o calambres.
  • Gorgoteo o ruidos en su vientre.
  • Heces sueltas o diarrea.

Muchas personas que tienen gases, dolor de vientre, hinchazón y diarrea sospechan que pueden ser intolerantes a la lactosa.

La mejor manera de comprobar esto es evitar comer productos lácteos para ver si los síntomas desaparecen.

Si lo hacen, entonces puedes intentar agregar pequeñas cantidades de productos lácteos para ver si sus síntomas vuelven.

Sentirse enfermo después de beber un vaso de leche, quizá no sea una razón para pensar que eres intolerante a la lactosa.

Pero si te sientes enfermo cada vez consumes productos lácteos si puede que tengas intolerancia a la lactosa.

Hay casos en los que personas que nunca han tenido problemas con leche o productos lácteos repentinamente tienen intolerancia a la lactosa. Esto es más común a medida que envejecemos.

La mejor manera para despejar cualquier duda acerca de este problema es acudir a tu médico y explicarles tus síntomas para que el/ella te evalué y te de un diagnóstico correcto.

 

¿Cómo se diagnostica la intolerancia a la lactosa?

Un médico por lo general puede deducir si tienes intolerancia a la lactosa haciendo preguntas acerca de los síntomas.

Él/ella también puede pedir que evites los productos lácteos por un corto tiempo para ver si los síntomas mejoran.

A veces los médicos piden una prueba de aliento de hidrógeno o una prueba de azúcar en la sangre para confirmar el diagnóstico.

Estas pruebas simples comprueban si estás digiriendo la lactosa normalmente.

¿Cómo es tratado?

No hay cura para la intolerancia a la lactosa.

Pero puedes tratar los síntomas limitando o evitando los productos lácteos, el problema de muchas personas es que la ingesta de calcio disminuye por lo que puede ser perjudicial, por eso no se recomienda dejar de lado todos los productos lácteos.

Se puede usar leche con lactosa reducida o consumir leche de soya y el queso de soja (tofú) por leche y productos lácteos.

Algunas personas que son intolerantes a la lactosa pueden comer yogur sin problemas.

También se pueden tomar suplementos dietéticos llamados productos de lactasa que ayudan a digerir la lactosa.

Con el tiempo, la mayoría de las personas que tienen intolerancia a la lactosa llegan a conocer sus cuerpos lo suficientemente bien para evitar los síntomas.

La principal preocupación para las personas que son intolerantes a la lactosa es asegurarse de que obtienen suficiente de los nutrientes que se encuentran en los productos lácteos, especialmente el calcio.

El calcio es más aun importante para los niños, los adolescentes, las mujeres embarazadas y las mujeres después de la menopausia.

Hay muchos alimentos no lácteos que contienen calcio, incluyendo:

  • Brócoli, okra, repollo o col y nabos.
  • Conservas de sardinas, atún y salmón.
  • Jugo de frutas y cereales fortificados con calcio.
  • Productos de soja fortificados con calcio, como leche de soya, tofu y soja.

 

¿Qué alimentos contienen lactosa y deben evitarse en la dieta?

intolerancia ala lactosa tratamiento

Aunque la leche y los alimentos elaborados con leche son las únicas fuentes naturales de lactosa, esta suele estar “escondida” en los alimentos preparados a los que se ha añadido.

Las personas con muy baja tolerancia a la lactosa deben conocer los productos alimenticios que pueden contener lactosa, incluso en pequeñas cantidades.

Los productos alimenticios que pueden contener lactosa incluyen:

  • Pan de molde.
  • Productos horneados.
  • Cereales procesados para el desayuno.
  • Patatas o papas instantáneas, sopas y bebidas para el desayuno.
  • Aderezos de ensalada.
  • Aperitivos procesados.
  • Mezclas para panqueques y galletas.
  • Quesos blandos.
  • Smoothies, merengadas o bebidas de café procesadas.

Debes aprender a leer las etiquetas de los alimentos con cuidado, buscando no sólo la leche y la lactosa en el contenido, sino también palabras como suero, cuajada o cualquier subproducto de leche como sólidos secos de leche y polvo de leche sin grasa. Si alguno de ellos aparece en una etiqueta, el producto contiene lactosa.

 

¿Hay pruebas para detectar la intolerancia de lactosa?

Aunque hay varias buenas maneras de diagnosticar la intolerancia a la lactosa, la mayoría de las personas que se consideran intolerantes a la lactosa nunca han sido formalmente probadas para intolerancia.

Aproximadamente el 20% de las personas que piensan que son intolerantes a la lactosa no son intolerantes a la lactosa.

 

¿Por qué la gente cree que son intolerantes a la lactosa cuando no lo son?

Esta creencia errónea puede ser común por varias razones.

Las personas con síntomas gastrointestinales inexplicables (no diagnosticados) están buscando una explicación para sus síntomas.

Dado que la intolerancia a la lactosa es una enfermedad común y conocida, proporciona a estas personas una explicación conforme para explicar sus síntomas.

Entonces se cree que la intolerancia a la lactosa está presente cuando no es cierto.

Las pruebas formales para la intolerancia a la lactosa son valiosas.

No sólo las pruebas pueden confirmar la intolerancia a la lactosa e impulsar la institución de una dieta reducida o sin lactosa, sino que también puede excluir la intolerancia a la lactosa y la atención directa al diagnóstico de otras condiciones y enfermedades responsables de los síntomas.

 

Dieta de eliminación

Probablemente la forma más común de que la gente auto-diagnostique intolerancia a la lactosa es por una dieta de eliminación, una dieta que elimina la leche y los productos lácteos. Hay varios problemas con este tipo de “pruebas”.

Los productos lácteos son tan comunes en los alimentos preparados del supermercado o restaurante que es probable que una dieta de eliminación no sea rigurosa.

Por lo tanto, las personas con deficiencia grave de lactasa estarán intentando una dieta de eliminación y estar ingiriendo suficiente lactosa para tener síntomas y concluir erróneamente que la intolerancia a la lactosa no es responsable de los síntomas.

Las personas a menudo hacen la suposición de que son intolerantes a la lactosa basada en un breve ensayo de eliminación.

Un ensayo corto puede ser adecuado si los síntomas son graves y ocurren diariamente, pero no si los síntomas son leves.

En este último caso, puede ser necesario continuar con una dieta de eliminación durante varias semanas.

Debido a que los síntomas de la intolerancia a la lactosa son subjetivos y variables, siempre existe la posibilidad de un “efecto placebo” en el que las personas piensan que se sienten mejor eliminando la leche cuando, de hecho, no son mejores.

Si una dieta de eliminación se va a utilizar para diagnosticar la intolerancia a la lactosa, entonces se debe hacer una dieta rigurosa.

Una dieta rigurosa requiere asesoramiento de un dietista o nutricionista.

La dieta también necesita ser continuada el tiempo suficiente para evaluar claramente si los síntomas son mejores o no.

Si hay dudas sobre la mejora de la dieta, especialmente si los síntomas normalmente fluctúan en intensidad durante semanas o meses, deben repetirse los períodos de eliminación de la lactosa hasta que se pueda sacar una conclusión firme.

La eliminación de todos los productos lácteos debe eliminar los síntomas por completo si la intolerancia a la lactosa por sí sola es la causa de los síntomas.

 

Cambios en la dieta

Para tratar la intolerancia a la lactosa es necesaria la reducción de la cantidad de lactosa en la dieta.

Afortunadamente, la mayoría de las personas que son intolerantes a la lactosa pueden tolerar cantidades pequeñas o incluso moderadas de lactosa.

A menudo sólo se requiere la eliminación de los principales productos que contienen leche para obtener un alivio suficiente de sus síntomas.

Por lo tanto, puede ser necesario eliminar sólo leche, yogur, requesón y helado.

Como dijimos anteriormente el yogur a menudo es bien tolerado por personas intolerantes a la lactosa aunque contiene grandes cantidades de lactosa.

Esto puede ser así porque las bacterias utilizadas para hacer yogur contienen lactasa, y la lactasa es capaz de dividir parte de la lactosa durante el almacenamiento del yogur, así como después de que el yogur se come (en el estómago y el intestino).

Los sustitutos de la leche también están disponibles, incluyendo la leche de soja y arroz.

Se debe evitar cualquier producto procesado que contenga leche porque por lo general contienen enormes cantidades de leche.

Es especialmente importante eliminar los alimentos preparados que contienen leche comprada en el supermercado y platos de restaurantes que tienen salsas.

Los estudios han demostrado que la absorción de lactosa de la leche entera, que contiene grasa, es mayor que la de la leche sin grasa.

Sin embargo, la sustitución de leche entera por leche descremada no parece reducir los síntomas de intolerancia a la lactosa.

 

Enzima lactasa

Existen tabletas de lactasa que están disponibles para tomar con alimentos que contienen leche, estas son suplementos dietéticos que se pueden conseguir, pero antes se debe consultar al médico para que las apruebe.

 

Adaptación

Algunas personas encuentran que al aumentar lentamente la cantidad de leche o productos que contienen leche en sus dietas son capaces de tolerar mayores cantidades de lactosa sin desarrollar síntomas.

Esta adaptación a cantidades crecientes de leche no se debe a aumentos de la lactasa en el intestino.

La adaptación probablemente se debe a alteraciones en las bacterias en el colon.

Las cantidades crecientes de lactosa que entran en el colon pueden ir aumentando la acidez del colon.

Estos cambios pueden alterar la forma en que las bacterias del colon manejan la lactosa.

Por ejemplo, las bacterias pueden producir menos gas.

También puede haber una reducción en la secreción de agua y por lo tanto, menos diarrea.

Sin embargo, no está claro con qué frecuencia o cuánto incrementos progresivos en la ingesta de leche aumentan las cantidades de leche que se pueden ingerir.

Esto puede ser variable en cada persona y quizá algunas no puedan adaptarse a cantidades crecientes de lactosa en su organismo

 

Suplementos de calcio y vitamina D

La leche y los productos que contienen leche son las mejores fuentes de calcio en la dieta, por lo que no es de extrañar que la deficiencia de calcio sea común entre las personas intolerantes a la lactosa.

Esto aumenta el riesgo, y la gravedad, de la osteoporosis y también las fracturas óseas que pueda haber.

Es importante para las personas intolerantes a la lactosa para complementar sus dietas con calcio.

Una deficiencia de vitamina D también causa la enfermedad de los huesos y fracturas.

La leche es fortificada con vitamina D y es una fuente importante de ella para muchas personas.

Aunque otras fuentes de vitamina D pueden sustituir a la leche, es una buena idea para las personas intolerantes a la lactosa tomar suplementos para prevenir la deficiencia de vitamina D.

 

¿Cuáles son las consecuencias a largo plazo de la intolerancia a la lactosa?

La consecuencia más notable de la intolerancia a la lactosa en el largo plazo para la salud es la deficiencia de calcio que conduce a la osteoporosis.

También la deficiencia de la vitamina D puede ocurrir y compone la enfermedad del hueso.

Ambos problemas de salud pueden prevenirse fácilmente mediante suplementos de calcio y vitamina D.

El verdadero problema es que muchas personas intolerantes a la lactosa que conscientemente o inconscientemente evitan la leche no se dan cuenta de que necesitan suplementos.

 

Referencia

Comentarios
Cleibert Mora
Cleibert Mora
Diseñador de la revista y autor de contenido.